Está de más decir que Arcade Fire se ha vuelto una banda de culto dentro mundo millennial en el que vivimos, y que desde principios del nuevo milenio se han estado consagrando gracias a la consistencia de sus trabajos en estudio y los shows explosivos que han brindado.

arcade fireDesde Funeral (2004) nos hemos sentido cobijados con los canadienses y su temática de ser una orquesta de rock a la cual puedes degustar con melodías enternecedoras, guitarrazos y gritos desbocados por parte su líder y vocalista Will Butler, y no solo él, todos los integrantes entregándose en cuerpo y alma a su público que los colocó dónde están ahora.

Pero me he dado cuenta que sucede un extraño caso con los proyectos millennials, principalmente con esos, los que se iniciaron a principios de los 2000 y que crecieron y se hicieron gigantes gracias a un sonido de cuna, un sonido nato con el que se identificaban y que ahora, después de la fama y éxito obtenido, por sus huevos se enfilan a nuevos ritmos dejando atrás toda credibilidad en ellos.

Arcade Fire me comprueba esta teoría con su nuevo álbum Everything Now, o bueno, desde antes con Reflektor (2013) dónde fue que se empezaron a soltar los cabellos, ponerse disfraces de carnaval y dar rienda suelta a una fiesta descontrolada de sintetizadores dirigidos por su entonces productor James Murphy, líder de LCD Soundsystem (dicho sea de paso, un personaje y banda que amo demasiado).

Con Reflektor, el experimento no resultó para nada desagradable. Incluso fue como algo que tenía que suceder sí o sí con James Murphy de productor y también con los chispazos electrónicos que previamente habíamos escuchado en The Suburbs (2010), disco que los llevó al estrellato al ganar un Grammy como mejor álbum de aquel año. Algo que si estuvo muy merecido.

Desde aquel Grammy, la agrupación canadiense ha sido toda felicidad, si no tanto en sus letras, si en su música.

Everything Now es una crítica hacia la sociedad actual de tenerlo todo al alcance, del aquí y ahora. La tecnología, las redes sociales y en general todo el internet no ha vuelto completamente dependientes de ellos y también de las modas. Por esa parte, el mensaje que nos transmite Arcade Fire es duro pero cierto, un mensaje que se infiltra entre pianos que suenan a paraíso y un coro que me parece muy forzado, muy planeado para que todo el público lo haga en shows en vivo, y que se aprecia casi al finalizar la primer canción que nos recibe y que da título al álbum.

En esa misma primer canción, el sonido de Arcade Fire es sumamente de pop ochentero y de finales de los setenta a la usanza de ABBA y Fleetwood Mac, y que dicho sea de paso, Thomas Bangalter de Daft Punk fue quien produjera este primer sencillo. Y la verdad ni se notó.

También en Sign of Life se emplean las mismas referencias (a excepción de lo de Bangalter), incluso, siendo una canción más rápida y un poco más alocada, utilizan una de sus máximas influencias como lo son los Talking Heads.

Con Creature Comfort los sintetizadores se empiezan a apoderar del Everything Now. El tercer sencillo probablemente sea de lo mejorcito de este material con claras referencias al New Wave combinadas con el Pop, pero tampoco sin encontrar aún algo trascendental.

¿Qué es esto? ¿Blondie interpretando Peter Pan y Chemistry en un disco de Arcade Fire? Ambas canciones mantienen un ligero toque de reggae rockeron tipo al de Debbie Harry y compañía durante los 80’s.

Ambas canciones también son una decoración inservible durante el trayecto del Everything Now, que para no parar con aquella decoración de más, Infinite Content se nos pone en frente con nada, absolutamente nada en especial, solo el deseo de que termine pronto y podamos seguir.

La participación de la guapa y talentosa Régine Chassagne se da al fin con Electric Blue, otro de los cientos de sencillos lanzados previos al álbum. La también esposa de Will Butler, con su peculiar voz, participa en otra de las canciones que más sobresalen; pero si, adivinaste….al igual que Creature Comfort, tampoco es la gran cosa.

Después de la repetitiva Good God Damn y de ser uno de los tracks más tranquilos de éste disco, Get Innocuous! de LCD Soundsystem se deja sonar con toda su electricidad característi…. ¡Ah, espera! ¡No es Get Innocuous de LCD Soundsystem!, es Put Your Money On Me y su progresión de aparatos electrónicos que solamente nos deja el mensaje de poner nuestro dinero sobre las carteras de los Arcade Fire. Justo así como lo dice el título de su canción.

Si Arcade Fire hubiera sacado un Ep solo con las canciones mejorcitas del Everything Now, tal vez hubiera sido más óptimo. Pero mis amigos, como bien les dicen sus madres, el hubiera no existe, y el aquí y ahora de Arcade Fire ya no es como nos los pintó hace muchos años cuando éramos jóvenes, acompañados de una alma y pasión por el Folk y con letras realmente crudas y otras tantas de amor.

Estoy seguro que el Everything Now entrará dentro de lo mejor de este año al finalizar, simplemente por el gran impacto que es Arcade Fire, por su hype, porque a estas alturas ya se venden solos y todo mundo los adora.

Pero seamos críticos y miremos la realidad, aquel Arcade Fire del que te enamoraste va estar bien difícil de que vuelva. Ellos seguirán con su “evolución” musical, entre comillas porque así les gusta llamarle a sus caprichos, y seguirán comprobando la teoría de que muy pocas bandas de los 2000 logran mantener su sonido natal. Ese es el verdadero Everything Now de la música actual, la que nos tocó.

Fecha
Disco
Everything Now - Arcade Fire
Calificación
21star1stargraygraygray
 

Reseña
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.