Spoon nos deleitan con un experimental,  bien estructurado y perfectamente ejecutado nuevo álbum (el noveno) de nombre Hot Thoughts, este material se vuelve la muestra de que hoy día, pocas bandas que podrían atreverse a realizar, esto es, mezclar su sonido base con elementos electrónicos.

Como un previo a la presente reseña, me gustaría relatar lo siguiente:

Tuve la oportunidad de escuchar el disco Hot Thoughts el 28 de diciembre de 2016 (¡vaya día de los inocentes, yo diría!), dado que resulté ganador de un concurso que en previos días se publicó en una página dedicada a la difusión de contenidos de diferente índole, al acudir a la cita (en un estudio musical en la Condesa) donde la prensa se encontraba reunida, así como fans, entre ellos yo, se nos dio la indicación de pasar a un área donde tuvimos la oportunidad de disfrutar por primera vez el nuevo disco que Spoon tenía preparado para nosotros, al comenzar a sonar en las bocinas del estudio el disco, puedo decirles que tenía un cierto miedo ya que me parecía insuperable el hecho de escuchar, algo mejor que lo que ya en 2014 Spoon había hecho para nosotros, que fue ese también bello disco titulado They want my soul. 

spoonAl comenzar el disco se detonaron esos sentimientos de insuperable reconocimiento de que algo totalmente innovador se había desarrollado, no pasaron más de 3 años desde su última creación, cuando Spoon logra encantarnos y llevarnos de la mano en esta nueva etapa musical, muy áspero pero elocuente es el sonido de la primer canción también titulada Hot Thoughts, las guitarras se hacen presentes y por fin, de nueva cuenta la tan congestionada y altanera voz de Britt Daniel, esa voz que hace esos gritos, volverse coros, himnos en general.

La canción que en consecuencia le sigue a esa gran apertura, con un título que me parece difícil de pronunciar es  WhisperI’lllistentohearit, en ella podemos ver que los elementos electrónicos fueron y serán parámetros que permanecen en las canciones del presente disco, sin duda los teclados de Alex Fischel, junto la batería que Jim Eno, que de manera exquisita toca, se vuelven en conjunto, canciones que como esta se vuelven adictivas.

Do I Have To Talk You Into It, es de esos clásicos que solamente podría ser ejecutado por una banda como lo es Spoon, es de esas canciones que nos recuerdan porque son tan grandes. Es de esas canciones que se agradecen, donde la voz de Britt Daniel es elocuente por los tonos que en ella conviven (45 años y parecería que no podría ser mejor) así como la letra, permitiendo en sí, encontrar eso que en cierta manera los fans demandamos y es la nostalgia.

First Caress es una canción en la que brillan dos de los elementos que conforman Spoon, me refiero a Alex Fischel y Jim Eno, los teclados y batería hacen de esta canción, una maravilla.

Otra joya digna de escuchar con sus mejores audífonos es Pink Up, que asombrosa manera de combinar elementos electrónicos y voces que en cierta manera apuntan a lo que Radiohead ha desarrollado por años (lo visualizarán al final), todo lo anterior vuelve a esta canción un ambiente de emociones que con la atrayente voz de Britt Daniel de fondo, nos llevan a un destino incierto. We come to mesmerize.

Can I Sit Next to you es de esas canciones en las que los gritos de Britt Daniel vuelven más fuete el tema, cabe mencionar que esta canción tiene una historia de carga subliminal, ya que para promocionarla, meses antes de su presentación, la misma sonó en algunas  salas de abordar de diversas aerolíneas así como tiendas de algunas marcas, esto en los Estados Unidos, por lo que si usted creía que ya la había escuchado, seguramente lo había hecho.

De las canciones que más carga emocional tiene el presente disco, tenemos I Ain’t the one, esto por la manera en que las voces convergen con los teclados y la batería, si en efecto, mucha carga de estas últimas, pero nunca haciendo menos el trabajo que la voz representa para volver a una letra, memorable.

Tear it down tiene un introductorio muy al estilo de ciertas canciones de Interpol (por el teclado, nada más), pero pronto eso se detiene para identificar que se trata de otra canción perfectamente lograda por esta gran agrupación de Austin Texas.

Pero si bien el resultado experimental se ha visto consolidado en todo el disco, es Us, el resultado y muestra de que el potencial creativo parece ilimitado, con esa celebración de Jazz, con esa mera interacción de sonidos para crear una interesante pieza musical.

Si bien Spoon es sinónimo de consolidación, de madurez, de interacción prodigiosa en un escenario, Hot Thoughts se vuelve por mucho en lo que sería uno de los mejores discos de esta agrupación, es atractivo y sensacional lo que se ha alcanzado con la participación que sumó para este disco Dave Fridmann, quien ya ha colaborado con The Flaming Lips y Tame Impala, por mencionar a algunos.

La tarea de superar el They Want My Soul era atractiva, tentadora, invitaba a transgredir el alma, a invocar a esos demonios de la creatividad para generar parámetros musicales inalcanzables.

Un atascado sonido acumulado durante tantos años, posiblemente trae a Spoon a este punto incoherente de su historia, todo para lograr lo que sería su primer disco electrónico. El resultado en 2017 es Hot Thoughts, el cual, con certeza puedo decirles que estará en las listas de los mejores discos del año, ahora solo queda disfrutarlo.

 

Fecha
Disco
Spoon - Hot Thoughts
Calificación
41star1star1star1stargray

Reseña
Calificación