En un mundo bizarro los 49ers son campeones del Super Bowl, la gente en las calles lo proclama usando playeras y gorras que así lo indican.

No hay nada mejor que estallar ante la emoción de haber ganado un campeonato, sea cual sea el deporte. Una vez que la victoria esta asegurada, los jugadores empiezan a mostrar accesorios como playeras o gorras que los caracterizan como campeones, pero ¿qué pasa con el otro equipo? ¿En dónde termina todo lo que el otro equipo también mando a hacer?

El que resulta ganador del Super Bowl cada año a costa de los perdedores se trata de World Vision, una organización sin fin de lucro que al menos este año recibirá cerca de 10,000 artículos para ser distribuidos en países que se encuentran en vías de desarrollo.

Las reglas de la NFL estipulan claramente que toda la mercancía que el equipo perdedor haya preparado previamente al Super Bowl no puede ser vendida. Durante años esta mercancía se quemaba apenas unos minutos después de que se diera el último silbatazo. Sin embargo, en los 90s se acercó World Vision a la NFL y desde entonces se ha encargado de hacer llegar a buenas manos la mercancía sobrante.

Es así que en Haiti, poco después de los terremotos, los niños en las calles vestían playeras del campeón Indianapolis Colts (ese año los Saints resultaron ganadores) o las playeras que dicen “Chicago Campeón” en Chad y Rumania cuando ese año ganaron los Colts.

Los equipos maquilan cerca de 300 playeras, sudaderas y gorras, además de los pedidos anticipados de las grandes cadenas, que poco tiempo después de saberse el resultado son regresados. Todo esto llega al centro de distribución de World Vision en Pittsburgh, donde se dividen de acuerdo a la talla, género y materiales. Las prendas se enviarán de acuerdo a la zona geográfica, siendo los países fríos los que reciben las sudaderas y los de clima más tropical las playeras.

La empresa tiene tratos hechos con las grandes ligas americanas, la de baseball (MLB), basketball (NBA) y hockey (NHL), pero comentan que la NFL es la que les dona más ropa cada año. Las ligas también se ven beneficiadas al ahorrarse una gran cantidad de impuestos gracias a las donaciones realizadas.

Es así que en caso de que estés muy triste porque tu equipo favorito perdió el Super Bowl y te está costando mucho trabajo asimilarlo, evalúa la posibilidad de irte un tiempo a Chad o Haiti, ahí toda la gente apoyará al campeón “bizarro”.


Déjanos un comentario: